El Premio a la Impuntualidad

3 06 2007

Por Jorge Zambrano

Uno de los tantos aspectos que siempre me ha llamado la atención al momento de observar otras culturas, es la percepción que tienen estas sobre tiempo. Hay las que lo valoran y las que no. En las culturas donde es valorado, el llegar 15 minutos tarde sin justificación, puede ser razón suficiente para deteriorar una amistad o ser despedido de un trabajo. En otras no hay de qué preocuparse, si vas 15 minutos tarde, probablemente te dejen esperando a ti otros 15 más.

Creo ver una relación en esto, me da la impresión que es en las culturas individualistas donde tienden más a valorarlo y en las colectivistas como la nuestra donde se le resta importancia. Me atrevo a decir también que de manera generalizada, se podría decir que los países desarrollados tienden más a valorar el tiempo que los que están en vías de desarrollo. ¿Por qué será? En el caso de México, aquí es totalmente aceptable llegar 15 minutos tarde a una cita. De hecho, creo que es peor visto quien no puede esperar 15 minutos a alguien que quien hacer esperar 15 minutos a alguien.

Me da la impresión que la impuntualidad aquí la consideran como un rasgo simpático de los mexicanos. Muchos sonríen al momento que niegan levemente con la cabeza, cuando ver llegar a alguien tarde a un compromiso, como diciendo “ah nunca puede faltar el impuntual…” A la gente le causa gracia escuchar relatos de extranjeros con culturas muy diferentes, cuando estos se quejan de los inconvenientes que les fueron causados por la impuntualidad mexicana. La gente luego cuenta esos relatos, como si fueran motivo de orgullo, casi compitiendo por ver quien tiene el más gracioso de todos. Lo más que se puede hacer por esos extranjeros en ese momento, es explicarles que es parte del “folklore” y que no se lo tomen de manera personal. Yo que he vivido toda mi vida aquí y aún así me resulta muy molesto, para ellos ha de ser muy difícil.

Esto no es un problema algunos cuantos o del mexicano estereotipo, es un problema generalizado y lo encuentras en lugares donde no esperarías que existiera. ¿Hasta en las empresas? Sí, me entristece conocer gente que a pesar de ser exitosos profesionistas, posean una cultura al respecto tan pobre, que no entiendo como es que llegaron hasta donde están o como han logrado mantenerse ahí. Tan pobre como para relacionar la idea de que el hacer esperar a otra persona, refleja una relación de mayor poder que esta. Que el estar arriba les da el derecho de desperdiciar el tiempo de quienes están debajo a su antojo. En otros países quien no puede estar a tiempo a la hora en que acordó es considerado un inepto, aquí es considerado alguien importante y poderoso. En las empresas, las cosas llegan a tal absurdo que algunas han implementado el “bono por puntualidad”. ¿Al rato van a sacar el “bono por no robar” o que? Creo que el hacer algo bueno es lo que debe de ser premiado, de ninguna manera el “abstenerse de hacer algo malo”. Llegar a la hora que se acordó es lo mínimo esperable de quienes pretenden trabajar juntos.

¿Por qué decidí llamar este artículo el premio a la impuntualidad? Lo hice porque siento que ese es el enfoque con el que se maneja. Algunos les parecerá tan normal la impuntualidad que se extrañan de alguien que parezca no querer aceptarla. Yo siempre he sido muy puntual toda mi vida y me organizo de tal manera en que estoy en el lugar a la hora en que se acordó. No me gusta esperar por lo que yo tampoco hago esperar a la gente con la que quedo. Si por algún imprevisto me doy cuenta que no voy a poder llegar a tiempo, aviso en ese momento y pido disculpas al llegar.

Siento que nosotros mismos somos quienes incentivamos la impuntualidad. Comenzando por aceptar esos 15 minutos de tregua, la gente que podría llegar a tiempo en muchos casos de igual manera los espera por temor a llegar “demasiado temprano” y estar esperando a los demás. Siguiendo por “respetar” la impuntualidad de los demás y retrasar los compromisos a modo que hayan llegado todos los impuntuales. ¿Cuántas veces no ha tenido que esperar uno, “15 minutillos más” a que llegue la mayoría de la gente para que comienze una conferencia o alguna cosa por el estilo? Eso empeora sumandole el que aquí, tener algún conocido haciendo fila es garantía de alcanzar buen lugar. ¿A quién le importa llegar temprano si comoquiera es solo cosa de darse la vuelta y ver a quien se topan? Luego no falta el listillo que quiere apartar la fila entera en el cine.

Otro caso muy notorio, al menos para mí, es en las cenas. La diferencia de llegada entre el primero y el último puede ser fácilmente de 1 hora, pero eso sí, nadie comienza hasta que llegue el último, y nadie se levanta hasta que el último haya terminado. Actuando de esa manera, realmente el de la mejor posición siempre es el impuntual, el jamás desperdicia su tiempo.

Anuncios

Acciones

Information

8 responses

6 06 2007
Luis López

Total y lamentablemente cierto, las personas puntuales somos vistos como seres extraños en esta sociedad o como DESESPERADOS, así me califican a mi algunas personas, porque por ejemplo quedamos de irnos a comer juntos y se llega la hora y no estan listos por cualquier razón y ahí estoy esperandolos, cuando tengo ganas, porque cuando no, me voy solo.

Como tú bien lo dices: “Siento que nosotros mismos somos quienes incentivamos la impuntualidad.”, si nosotros seguimos tolerando esas actitudes, ellos van a seguir siendo así.

No hay que rendirnos, intentemos cambiar al menos a quienes nos rodean, empezando por nuestra familia, amigos, etc.

Saludos

7 06 2007
sanpedronights

Definitivamente la impuntualidad es un mal hábito y una falta de respeto para los demás y tiene que ser visto como tal. A mí me han reclamado: <em>“¡Ay que gacho que no nos esperaste para ordenar (de cenar)!”</em> Lo dicen luego de llegar media hora después de lo acordado. Y luego cuando uno se despide porque se tiene que ir, dicen <em>“¡Ay quédate aunque sea media hora más! ¡no seas sangrón! casi ni nos vimos.”</em> Pues ni modo que más quisiera yo haber convivido, pero si llegan tan tarde no hay mucho que uno pueda hacer. Y no voy ahora a llegar tarde yo a otros compromisos, para “compensar” la impuntualidad de alguien más.
Gracias por tus comentarios Luis
, Jorge Zambrano

10 07 2007
anon

Mucha razón. Tuve muchas discusiones por esto con un par de amigas. Luego decidí mejor hablarles para ver si ya están en camino o si ya van a llegar antes de salir yo. Y a veces las he dejado esperando. Digo, si yo no debo tomarlo a mal, ellas tampoco, ¿no?

Pero no se lo perdono a los empleados de empresas. Típico que vas a una entrevista y llegas hasta 10 minutos antes (para no llegar tarde) pero te dejan esperando media hora después de la hora señalada. Si así te tratan cuando ni te conocen, imagínate como te tratarán cuando trabajes para ellos. Mejor vete.

11 07 2007
Jose Rojas Araujo

Excelente tema!!!El progreso y el tiempo esta intimamente conectados. La impuntualidad de la gente contribuye a una lenta velocidad para tomar decisiones importantes, para aprender, para relacionarse o para establecer cosas especificas y poder lograr acuerdos en beneficio comun.
La impuntualidad de un empleado a una junta significa el retraso para tomar una decision, revisar el status de un problema para solucionarlo. El impuntualidad de la persona “a” a su compromiso con persona “b” significa: 1.- La persona “a” ya no le cree a persona “b”
2.-La persona “b” pierde imagen y credibilidad
3.-La relacion entre “a” y “b” puede deteriorarse
4.-La persona “b” hace que la “a” pierda su valioso tiempo

Es cuestion de cultura por lo cual se explica que nosotros como mexicanos hemos estado tarde en el camino al progreso.
Yo personalmente, tuve que salir de mi pueblo al pais del Norte, para unirme a la dinamica del progreso donde la puntualidad es un VALOR MUY BASICO. Saludos.

23 08 2007
Sheik

Es verdad, la impuntalidad es horrible. Es falta de respeto para la otra persona. Si llegara a haber una guerra, el impuntal la perderia. Si un doctor en emergencias es impuntual y hay un paciente muriendose, el enfermo se muere. Definitivamente la puntualidad es muy importante.
Por otro lado, no hay que generalizar la impuntualidad. No todos los mexicanos son impuntuales y no todos los alemanes son puntuales. Hay que saber identificar a las personas responsables y con capacidad para pensar en los demás. Existen personas mas lúcidas en esta tierra y no necesariamente se encuentran en una cierta étnia o país.

Saludos.

25 08 2007
Miguel

Hola, debo decir que me ha impresionado muchisimo (positivamente) vuestro diálogo sobre la puntualidad, soy español, he vivido 18 años en Italia, y otras partes de mi vida envarios países, llevo 7 años en México, precisamente en San Pedro Garza García (Nuevo León), a unas pocas semanas de estar viviendo en vuestro maravilloso país, me encontré en una “reunión” donde me explicaron que llegar antes de la hora a una cena o a una fiesta era considerado “naco” (léase kitch para el resto del mundo), me decían que “llegabas a barrer”, sinceramente quedé impresionado, porque llegando el “tip” de “gente de San Pedro” teóricamente era considerado “protocolo”, pero ¿cual protocolo? Una regla creada por ignorantes maleducados sumidos en la falta de sentido común y respeto por el resto de la sociedad que es el común denominador de ésta sociedad mexicana en la cual convivo y que compruebo diariamente (desgraciadamente). En Alemania, si llegas tarde a una cita de negocios, no te reciben, y admás, se toman la molestia de avisar a las compañías amigas para que no te reciban, la regla es: “si no eres capaz de manejar una cita probablemente tampoco eres capaz de manejar tu negocio”, y aquí en México dicen: “Me vale Wilson, si hoy la hice mañana ya veremos, pero por el momento ya chingué” (perdonad mi francés).
Me he encontrado con proveedores que llegan con una hora de retraso a una cita de negocios, en Europa te regresan a casa (como dicen en México) sin ni siquiera entrevistarte. He tenido cenas en casa donde los “presuntos” huéspedes ni siquiera se han molestado en llamar por teléfono para dar una de las 2,000 excusas mexicanas que existen para justificar la falta de respeto por los demás. Me considero afortunado de tener varios amigos mexicanos, gente maravillosa, y entre ellos residentes en San Pedro, afortunadamente no todos somos iguales y algunos de ellos crean la diferencia entre una vastísima gama de irresponsables, y cuando empiezas a faltar en la puntualidad, estás diciendole al mundo que no puede confiar en tí, y a partir de ahí, vosotros sacareis las conclusiones……..

11 12 2009
Francisco Hernàndez

La PUNTUALIDAD es una de mis mayores virtudes, y es una làstima que
en Mèxico la mayoria no lo es. He trabajado y vivido en Estados Unidos y
la gente es muy puntual. todo esto demuestra que siempre seremos del
tercer mundo, ya que si no respetamos el tiempo de los demàs, jamàs
tendremos una tarea a tiempo y buscaremos pretextos para justificarnos.

Felicidades a toda la gente puntual.

22 08 2011
Rusia

Hola Zambrano,

Me ha encantado tu articulo.

Yo soy freelance en Sitios Web, empece mi negocio hace unos meses. Dado que no cuento con oficina, por lo regular hago mis citas con clientes en restaurantes o cafés. De todos los clientes con los que he trabajado, lamento decir que ninguno ha sido puntual y otros tiene el descaro de simplemente no llegar a la cita. 10 minutos es mi punto limite de espera, después les llamo y unos contestan:

1. En unos cinco minutos estoy en la cita!
2. Se me olvido la cita o simplemente no puedo, hacemos otra?

En mi caso yo no hago mas citas con gente que faltaron a la primera y con los que llegan tarde solo les espero como máximo 10 minutos y les hago una llamada diciendo que no puedo esperar mas tiempo.

Es hora de empezar a reclamar el respeto por nuestro tiempo y ensenar a los ninos desde casa que la puntualidad es un habito que nos favorece en todo.

Gracias

Rusia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: